domingo, 2 de junio de 2019

Pulsónica, “Entre Mundos”

Explorando y disfrutando de la música progresiva que se crea en el planeta es una gran satisfacción encontrar tan buenos sonidos en mi país Argentina, donde una muy buena banda ocupa orgullosamente un espacio entre mis favoritos del año, motivo por el cual voy a referirme en esta entrada lógicamente a mis apreciados músicos argentinos.

Pulsónica es una banda creada por el músico Jorge González en el año 2006, y “Entre Mundos”, el cuarto disco de su historia, se trata de una obra que sigue el lineamiento del estilo de fusiones rockeras, jazzeras, y en esta realización específicamente explorando ritmos autóctonos argentinos folklóricos con la inclusión de un ensamble de cuerdas. 


Los músicos participantes y componentes fijos de la banda son: Jorge González, batería, timbal, bongó y kalimba; Marcelo Tubio, guitarra, arreglos para ensamble de cuerdas; Tomás Sivadón, congas, xilófono, accesorios percusivos y Jonathan Crevatín, bajo eléctrico. Participando como invitados en este disco: Germán Suane, guitarra clásica; Patricio Resico, bajo eléctrico, y el ensamble de cuerdas compuesto por: Matías Coban, violín, Leandro Siegler, viola y Mariano Poc, violoncello. Los compositores de la obra, Jorge González y Marcelo Tubio, comparten los arreglos con la totalidad de los miembros de la banda. 


La música de la obra es una travesía que expande los horizontes entre sonidos americanos y europeos, donde las destacadas percusiones y ritmos dibujan la personalidad sonora de cada uno de los temas, de este modo abre “Ecuador”, seguido por las pinceladas folklóricas de “Tierra del Sol”, caribeñas de “El Sendero”, ibéricas de “Sueño Español”, experimentales de “Ciclo Vital”, tropicales de “Manglar”, étnicas de “Nova Orbis”, o en la romántica zamba de “Cielos del Sur”, y la fresca ambientación oceánica-percusiva de “Mares del Tiempo”, finalizando en el redondeo con un hermoso preludio de cuerdas para la versión personal del clasiquísimo “Peter Gunn”. 


En la totalidad de los temas y a partir de la preponderancia percusiva mencionada, es posible identificar y por lo tanto valorizar la participación de cada instrumento musical, creando bellos pasajes melódicos y climáticos armónicos con cada tramo. Este maravilloso disco se encuadra con un artwork de portada totalmente acorde con la travesía sonora, magníficamente ilustrado en las formas de una nave como simbólico nexo entre los mundos, tras sus sones le pongo la tapa a la olla. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario