Animation

viernes, 18 de noviembre de 2016

Ingranaggi Della Valle – Warm Spaced Blue

Dentro del ámbito progresivo resultan muy interesantes los proyectos musicales que abarcan temáticas y aspectos variados, obras donde los límites de la investigación de las mismas los extiende el oyente escuchando los sonidos, buscando la motivación y el concepto y abarcando todas la variables para disfrutar de la creación en su totalidad, Ingranaggi Della Valle es un claro ejemplo de esa curiosa búsqueda con su disco de edición 2016, “Warm Spaced Blue”, donde encontramos fusiones sonoras que se amalgaman con los diversos aspectos que involucran a los mundos fantástico, literario y psicológico, vamos a analizarlo.


Ingranaggi Della Valle es una joven y talentosa banda italiana fundada en el año 2010 de jazz-rock-fusion progresivo que lleva editados dos discos en su historia, y mientras que en el primero se expresaron en su idioma original en la lírica, en el segundo -que estoy comentando- lo hacen en inglés, desarrollando un concepto que tiene en su temática central parte de la obra escrita por el maestro Howard Phillips Lovecraft, escritor estadounidense de cuentos de ficción de terror gótico, en una suite que se reparte en tres tramos de un total de seis temas, incluyendo los tres restantes cada uno también su respectivo concepto, “Warm Spaced Blue”, entonces, es un título que simboliza en tres adjetivos un enlace entre sentimientos, estados de ánimo y la profundidad del mar.


La suite referida a la obra de H.P.Lovecraft toma su concepto en la famosa criatura llamada Cthulhu, una deidad de enormes dimensiones con cabeza de pulpo y cuerpo de dragón, oculta en el espacio tiempo que ella misma altera, y que forma parte de la mitología de los seres llamados “Los grandes antiguos” que habitaron la Tierra antes que los seres humanos, siendo su hábitat el fondo del océano, “La llamada de Cthulhu” es un relato corto que es parte del libro “Mitos de Cthulhu”. Esta criatura surge de las pesadillas que experimentaba en el sueño cada noche el autor, denominada por algunos como una “angustia cósmica” creadora de un mundo místico imaginario motivado por sus creencias filosóficas y religiosas que ayudaron a dar forma a una nueva y personal mitología. Cthulhu reflejaba su propio horror interior, profundo, visceral y arquetípico, “arquetipo” es el término que Jung -psicólogo y psiquiatra suizo fundador de la Escuela de Psicología Analítica- relaciona con el inconsciente colectivo, donde la experiencia humana busca una forma de manifestación simbólica como un modo de poder enfrentar la muerte u otra experiencia trascendental.



Ingranaggi Della Valle está formada por Davide Noé Savarese, vocalista; Flavio Gonnellini, vocalista y guitarra; Mattia Liberati, vocalista, teclados; Shanti Colucci, batería y percusiones; Antonio Coronato, bajo eléctrico; Marco Gennarini, vocalista, violín y Alessandro Di Sciullo, guitarras, teclados, bajo sintetizador, vocalista. Como invitados en este disco: Mattias Olsson (Anglagard, y múltiples proyectos), batería, percusiones y producción artística; Fabio Pignatelli (Goblin), bajo eléctrico; Florian Lechter, relato; Paolo Lucini, flauta traversa y Stefano Vicarelli, sintetizador modular. Además de las instrumentaciones mencionadas también se usaron entre otras Mellotron, Minimoog, Hammond.

La obra requiere de varias escuchas para apreciar íntegramente todos sus valores, es de ambientaciones y efectos muy logrados, de un muy buen gusto estético-sonoro con temas que están intercalados de forma que equilibran los claro-oscuro climáticos, logrando una armonía nivelada, totalmente disfrutable, siendo los destacados la suite ya mencionada inspirada en Cthulhu que ocupa el primer tramo en su mayor extensión, el tercero y más breve, y el sexto y último con un poco más de seis minutos para el cierre del disco. Los tres temas restantes también muy buenos, tienen su historia propia que iré relatando en su espacio correspondiente. 


“Call for Cthulhu-Orison” abre la suite dando forma a una oración que convoca al regreso de los adoradores de Cthulhu, es una pieza donde impresiona la climática oscura, oprimente, motivada por las diversas instancias y efectos sonoros a través del piano, bajo, coro, canto, flauta y violín y la elaboración de un hermoso in crescendo. “Inntal” tiene su motivación en una leyenda popular del Valle de Inn de Austria, es la historia de un joven enviado por los habitantes del valle en la búsqueda del fantasma de una mujer que se materializa una vez al año en el Río Inn, ignorando que él será la víctima del sacrificio que se realiza por el espíritu de la joven, entre los más bellos del álbum de tintes jazzeados, efectos acústicos y atmósferas inquietantes, tiene una narración seguida de guitarra y canto con importantes coros en un excelente ensamble instrumental de maravillosas melodías. “Call for Cthulhu”-Through the Stars” en su segunda parte es un instrumental que describe la visión onírica de R'lyeh, la ciudad sumergida en el océano donde habita la criatura en espera de regresar a la Tierra, donde musicalmente se describe un tétrico escenario sonoro. “Lada Niva” relata la incapacidad de un anciano -tras su muerte- de abandonar la vida terrenal que permanece unida a su coche (el nombre del tema se refiere a la marca del mismo) que fue el medio con el cual vivió los mejores momentos de su vida, de una lírica bellamente interpretada, es un tema ágil, melodioso y de hermosas fusiones jazzeras, lo que lo hacen otro de mis temas favoritos de la obra. “Ayida Wedo” es el nombre de una serpiente mística, en un tema que es una reproducción sonora de la vida de un hombre enfrentado a sus monstruos interiores, con fusiones y variantes ricas en amalgamas de mucha belleza sonora nos transporta hacia un final de efectos percusivos en un clima de atmósferas oscuras. “Call for Cthulhu-Promise”, tercera parte de la suite cierra la obra con el relato de un hombre preso que desde su celda hace una invocación para que en el momento en que la conjunción estelar sea la correcta, se produzca el resurgimiento de la divinidad del océano para concretar su venganza personal, abre en canto y guitarra acústicos dentro de un clima de ritual tenebroso que mediante bajo, teclados, coro, violín y flauta desarrollan un final contundente, de una inquietante belleza. 


El artwork de la portada pertenece al artista Jacopo Tiberi, en una acorde creación entre surrealista y abstracta con una composición de bellos colores y luces que son parte de un hermoso movimiento visual de tipo ilusionista recreando en parte los brazos del pulpo y el fondo marino. Para cerrar, escuchando y disfrutando los sonidos de esta nueva generación de jóvenes músicos, tengo la convicción de que el futuro de la música progresiva está en buenas manos, y tras esta reflexión personal le pongo la tapa a la olla.